DIFÍCILMENTE SUSTITUIBLE

La enorme mayoría de los egresados universitarios en México no tienen buenas habilidades técnicas. Es por eso que las empresas debemos invertir en capacitarlos cuando los contratamos. Estos chicos desconocen lo que usamos realmente en la industria, no saben tampoco trabajar en equipo, ignoran los ritmos necesarios para cumplir con fechas límites, comunicarse adecuadamente en diferentes formatos ni tampoco comportarse como adultos dentro una corporación.

En teoría, hay un instrumento llamado “residencias” o “prácticas profesionales” donde el universitario va a sumergirse en todo esto. En la realidad, este proceso prácticamente no funciona porque la mayoría de las empresas no se enfocan en ver a los participantes de estos programas de una manera realmente profesional sino como mera ayuda en la cual pueden descargar algunos pequeños proyectos pero nada más.

Hay instituciones de alto prestigio que ya entendieron el gran problema que hay entre la desconexión de lo que la academia prioriza y lo que el mundo real necesita. Estos centros ya empujan a sus alumnos a que tengan roles dentro de empresas desde el primer semestre. Pero todavía es minúscula la población que tiene acceso a este estilo de interacción educativa-empresarial.

Para ti que no la tienes y que sabes que realmente no estás recibiendo una educación de alta calidad porque tus maestros están atados a ideas de la vieja guardia y todas las propuestas innovadoras que tú o alguien propone en el campus mueren fusiladas en el acto, bueno, te invito a que te ofrezcas como voluntario con gente u organizaciones que admires.

Viví haciendo esto durante varios años dentro y fuera de la universidad. Gracias a ello, aprendí mucho más ahí sobre técnicas gerenciales, presupuestos, organización de equipos de trabajo a nivel internacional y demás que lo que recuerdo de haber estudiado para algún examen que parecía importante en mi carrera.

Muchas personas se ofenden ante la idea de hacer voluntariado porque consideran que es trabajar gratis y que los van a explotar y que eso no es justo. En mi experiencia, esto es tener una visión extremadamente corta. Esto es pensar como pobre. No pienses como pobre. El pobre quiere el resultado, la victoria, la monetización de manera inmediata. El pobre no visualiza a diez, veinte, treinta años. No pienses y no actúes como pobre.

Si estás en tus veintes y ya quieres capitalizar en todo, estás cometiendo uno de los peores errores de tu vida. Aquí es donde conoces mucha gente, experimentas muchas cosas, viajas, te equivocas, sufres en el amor, entiendes mejor el juego, lees bastante, ejecutas cosas, reinicias el ciclo y así.

Si en tu experiencia actual universitaria tus maestros no te están conectando con ejecutores de alto nivel que se encuentran fuera de la academia, si no están hablando contigo sobre novelas y libros de no-ficción fuera de su área de especialización, si no están organizando viajes a empresas trasnacionales, si no comparten contigo contenido en inglés de forma natural, si siguen usando Hotmail para recibir las tareas, entiende que estás siendo entrenado por la vieja guardia.

Tal vez suena irrespetuoso quejarnos de nuestros maestros y por ende de nuestras instituciones, pero aborda esto como debemos hacerlo con la familia: aceptamos a sus miembros, pero eso no significa que debemos creer que todos están haciendo bien lo que tienen que hacer. Tuve el privilegio de asistir a una universidad pública en la que únicamente pagaba cien dólares al semestre por mi educación. Me quejé y lo sigo haciendo acerca de muchas cosas ahí. Esto lo hago continuamente con cariño y aporto constantemente dando conferencias, cursos y siendo mentor de jóvenes avispados que se acercan. Si realmente respetas algo, empújalo a que sea mejor. No confundas respeto con falta de crítica honesta y constructiva.

De nuevo: la enorme mayoría de las universidades en México no están entrenando a sus clientes en las cosas que realmente importan en la economía moderna y futura. No pueden. Están llenas de personas que tuvieron éxito en un área, en un entorno que ya murió o que está de salida. Puedes decidir estar triste, ofendido o frustrado al respecto o considerar seriamente esa idea loca que te acabo de proponer: haz voluntariado, conecta con las personas y empresas que admiras y levanta la mano.

Al hacer esto, vas a recibir comentarios estilo “no, porque te vas a distraer de tus estudios”. Tus estudios no son lo más importante, tus habilidades sí. Son cosas diferentes. Créeme. Si en México alguien habla inglés con fluidez y seguridad suficiente para negociar en este idioma al teléfono, esto tiene mucho más peso para la mayoría de las empresas que tu sabiduría en todo lo que memorizaste para aprobar la materia de Metodología de la Investigación II. No es que esto estorbe, para nada, pero es algo que cuando realmente lo necesites, lo podrás adquirir en dos horas de navegación en internet y utilizar a conveniencia.

Habilidades, por favor. Favorécelas siempre. Conocimientos, sí, claro, ayudan, pero hoy en día es casi imposible no poder acceder rápidamente a ellos cuando los necesitemos.

¿Algo más importante que las habilidades? Tu actitud.

Tu puedes pensar que eres una persona agradable y que todo el mundo te ve siempre con luz favorable. La realidad es que no te conoces hasta que estás bajo estrés conviviendo con personas extrañas en un ambiente en el cual no conoces todas las reglas y en el que tampoco eres el centro del mundo. Esa es la experiencia que te permitirá saber si estás dentro de los que se quiebran o se crecen ante los retos. No te engañes. No lo puedes saber hasta estar ahí.

Si decides favorecer tu actitud y habilidades por encima del conocimiento, calificaciones y exámenes, vas a decepcionar a gente que no entiende esta filosofía. Si decides ingresar como voluntario a la vida de las empresas o personas que admiran, el círculo tradicional te dirá que estás perdiendo el tiempo, que sólo te están haciendo explotando y que les estás regalando tu trabajo, que las cosas no se hacen gratis.

Funciona así: no tienes realmente mucho que ofrecer. Si crees que sí lo tienes, genial, aplica a un gran trabajo desde el inicio. Pero como te decía, no todos egresamos realmente preparados. Para estas personas es este artículo.

Entiende que una cosa es que tú quieras ingresar con alguna empresa o persona para hacer voluntariado y otra que te acepten para ello. En ese sentido, tu primera lección debe ser desarrollar una piel gruesa que soporte los rechazos. Esto es natural. La segunda lección es que insistas y sepas cómo venderte a diferentes postores. Utiliza mis hacks para un CV exitoso.

Cuando tienes veinte años y estás preocupado por el balance vida/trabajo mereces los muchos golpes que la vida te va a dar más adelante. Preocúpate por el balance vida/trabajo cuando tengas tres hijos, cuarenta años y muchas obligaciones. Ahora explótate. Muere en la línea. Aviéntate. Lánzate con fuerza. Experimenta duro.

No escuches a mamá, a papá, al maestro, al amigo, al vecino o al novio que te diga que éste no es el camino, que debes enfocarte en tus calificaciones, en tu titulación y en el empleo seguro por tres décadas en una fábrica grande como lo único que importa en la vida. A menos que tengan el estilo de vida genial que sabes que se puede lograr en la vida, no te están diciendo nada de lo que construye una gran vida, te están meramente repitiendo lo que les taladraron incesantemente a ellos. Ámalos y aspira a muchísimo más. Ambas cosas al mismo tiempo.

Hay varios caminos para ser geniales y conseguir una vida más plena. Por definición, cualquier idea que casi todo el mundo favorece no puede ser algo que te lleve a un puerto genial porque si así fuera todas esas personas que defienden eso estarían ahí, y si analizas con detenimiento, si observas con precisión, verás que una cosa es lo que dicen y otra lo que viven.

Cuando haces voluntariado y aprendes a volverte difícilmente sustituible (DS), tendrás acceso gratuito a personas, procesos, conversaciones, situaciones y guías a los que de otra manera no podrías llegar en esta etapa de tu vida.

Tu primer objetivo es ingresar con la empresa o persona que admires a hacer voluntariado. El segundo es volverte DS. Esto lo logras tomando muchas notas, preguntando, aprendiendo de un día para otro fundamentos de habilidades que no sabías que ibas a necesitar. Teniendo toda la actitud para recibir retroalimentación de la gente que sabe lo que se necesita.

Si te conviertes en un voluntario DS, eres un diamante en bruto al que muy probablemente las personas o empresas que te estamos entrenando no vamos a querer dejar ir. Entiende que para llegar al punto donde una persona o empresa no te quiere dejar ir, primero tenías que estar ahí para mostrar tu valía, y con tus habilidades/experiencia limitada, era poco probable que ingresaras como colaborador contratado oficialmente, pero esto lo hackeaste llegando como voluntario.

Dicho todo esto, espero haberte motivado a moverte en el mundo de una manera óptima, abandonando la idea del camino lento y tradicional que todos te han hecho creer como la verdad absoluta traída a a nuestro planeta por algún sabio ser milenario.

Lo siguiente es un comercial.

Si leer esto te entusiasmó y llevas años leyendo mi filosofía de #hackearlavida y te gustaría aplicar como voluntario en The Aaron Benitez Company (TABC) para desarrollarte en áreas como marketing digital, diseño, programación, atención al cliente, procesos administrativos, organización de eventos y demás, bueno, envía un e-mail con tu CV, un ensayo sobre ti y tu expectativa, junto con tu WhatsApp y redes sociales a work@aaronbenitez.com con el título que quieras + el hashtag #VoluntarioDS.

No nos importa tu edad, carrera, color de piel, nacionalidad, religión, experiencia ni orientación sexual. Sí nos importan tus habilidades y actitud.

En TABC generamos más Personas de Alto Desempeño (PADs) a través de medios digitales e impresos, cursos, noticias y eventos. Si esta misión resuena con tu filosofía de vida, fantástico, exploremos el match que podemos tener.

Dentro de nuestra personalidad corporativa te puedo decir que somos agradables y firmes en nuestras interacciones; somos audaces en lo que verdaderamente importa; somos polímatas y nerds sin pena en diversos campos; somos digitales, rápidos y minimalistas en nuestra ejecución; trabajamos con sentido de urgencia; copiamos descaradamente; favorecemos siempre la precisión con doble o triple confirmación y nos anticipamos.

O al menos intentamos dura y genuinamente todo lo anterior.

¿Qué hay para ti dentro de un voluntariado con nosotros? Aprendizaje continuo en las áreas que ya te mencioné. Convivencia con mi staff de alto desempeño. Reuniones ocasionales conmigo para alineación de la estrategia. Retroalimentación que te hará crecer enormidades. Networking fantástico.

Join us. Apply today.

Sé audaz. Y selo ahora.

—A.

Total
47
Shares

Ideas para #hackearlavida y ser PADs.

GRATIS: recibe hacks geniales en tu e-mail.

You May Also Like