FUERA DE LA SIMULACIÓN, PARTE 1

La inteligencia artificial se puede dividir en dos: inteligencia artificial especializada e inteligencia artificial general. La primera es la que a diario nos asombra cuando leemos los titulares sobre cómo un algoritmo venció al campeón mundial de ajedrez o vemos el documental de cómo la computadora derrotó al mejor jugador de Go de todos los tiempos. La inteligencia artificial especializada es la que permite que Tesla tenga automóviles totalmente autónomos con un récord casi perfecto en su conducción. La limitante de este tipo de inteligencia es que sus habilidades no son transferibles a otros dominios. Esto significa que un algoritmo que funciona reconociendo sin errores fotos de gatitos no sirve en lo absoluto para coordinar aterrizajes precisos de un 747. Esto suena obvio, pero es un tipo de inteligencia nueva. Tú y yo operamos en el mundo de la inteligencia general, donde aprendemos habilidades en diversos reinos sin mayor problema: podemos brincar, correr, jugar ajedrez, aprender idiomas, pintar, escribir, hacer cirugías, filosofar y conquistar el espacio fluyendo con básicamente el mismo código en todas esas áreas.

La inteligencia artificial general es la que tiene preocupada a muchos expertos. Estamos todavía bastante alejados de conseguirla con la tecnología actual, pues falta mucha investigación y desarrollo para poder tener un ser digital consciente que pueda navegar diferentes dominios sin mayor problema. Lo interesante es que prácticamente nadie duda que conseguiremos esto de construir una inteligencia artificial general.

Este es uno de los temas que escuchaba hace unos días entre Lex Fridman y Elon Musk en el podcast del primero. Conversaron sobre los impedimentos actuales para llegar a ella y temas relacionados. Al final de su interacción, Lex cuestiona a Elon sobre cuál sería su primer pregunta a una hipotética inteligencia artificial general con la que tuviera contacto. Musk se retrae en su asiento, visiblemente sorprendido. He visto decenas de entrevistas que le han hecho y ésta pregunta no la esperaba.

Cuando el hombre inventó la Biblia, la religión y a un hombre sabio con barba en las nubes, lo hizo así porque su contexto, imaginación y conocimiento eran altamente limitados. Tenía que poner arriba de sí algo que pudiese respetar y entender al mismo tiempo, de la misma forma que un ratón pondría al Dios del queso por encima de todo porque tiene sentido para él admirar algo así.

Pero estamos en otros tiempos con mentes altamente sofisticadas donde la idea tradicional de un ente supernatural no tiene el mismo efecto de atracción que solía conseguir entre las élites.

Antes visualizábamos nuestro juicio ante las puertas del cielo como un momento cumbre.

Ahora visualizamos nuestra primera interacción con la inteligencia artificial general como nuestro instante de iluminación.

Donde muchos preguntaríamos a ese ser omnipotente llamada Dios cuál es el significado de la vida o por qué hay sufrimiento en el mundo, Elon Musk preguntaría a la primera inteligencia artificial general qué hay afuera de la simulación.

What’s outside the simulation?

El tipo más emprendedor, más innovador, más futurista, más determinado en muchas generaciones de la humanidad, está convencido que vivimos en una simulación. Y quiere saber qué hay fuera de ésta.

Continúa mañana.

Total
0
Shares

Ideas para #hackearlavida y ser PADs.

GRATIS: recibe hacks geniales en tu e-mail.

You May Also Like