HERRAMIENTAS INVISIBLES

Aprobé los exámenes de lógica matemática e inglés. Me llamaron por tercera vez a las oficinas corporativas y me informaron que ahora un par de socios de la firma querían entrevistarnos a los últimos dos candidatos que quedábamos vivos. Viajé con el mismo (y único) traje que tenía. Platiqué con ellos, me hicieron preguntas, algunas las respondí bien y otras no tenía idea ni por dónde abordarlas.

Unos días después me llamaron para agradecer el tiempo que había dedicado al proceso. El empleo de consultor de negocios en Bain fue para el joven de la universidad más prestigiada.

Pienso que cuando no hemos abierto suficiente nuestro radar para detectar herramientas tangibles e intangibles, no tenemos buenas posibilidades para competir en igualdad de condiciones. Me explico. Cuando conocí al chico que me superó en el proceso de selección, supe que era de una universidad mucho más grande y —que a diferencia mía— él sí vivía en la gran capital. Probablemente no usó el mismo saco y corbata en las tres ocasiones que fuimos a los exámenes y estoy seguro que respondió mejor los problemas que los partners nos plantearon. Apuesto que los viajes internacionales que a su edad ya había hecho y el haber estado involucrado en actividades extracurriculares más interesantes que yo, bueno, todo eso sin duda sumó excelentes puntos. Estas son cosas que sólo con los años entendí. En esos momentos pensé que éramos más o menos iguales: egresamos de la misma carrera, teníamos más o menos la misma edad y hablábamos inglés.

Compararnos superficialmente nos impide ganar partidas importantes.

¿Qué ha leído esa persona que yo no? ¿A dónde ha ido? ¿Con quién se ha relacionado? ¿Qué ha intentado? ¿En qué ha tenido éxito? ¿En qué ha invertido fuertemente su TAD (Tiempo, Atención, Dinero) en los últimos años? ¿En qué ha fracasado? ¿Qué ha visto del mundo que yo no? ¿Qué ha dominado? ¿Quién lo ha respaldado?

Que esas preguntas te sirvan para evaluar adecuadamente a quienes parece que son iguales a ti por la escuela, la edad y alguna otra característica notable.

Cuando tu equipo de fútbol del barrio juega contra uno profesional, está enfrentándose a los masajistas, fisioterapeutas, traumatólogos, nutriólogos, psicólogos, coaches, asistentes y miles de horas en entrenamiento cardiovascular, táctico y demás. No es que esos jugadores sean más inteligentes sino que no puedes evaluar su juego sólo por el hecho de compartir edad, nacionalidad y pasión por el deporte.

Analiza bien de dónde viene la gente.

Detecta todas las herramientas invisibles que tienen a mano.

Y mejor todavía, analiza bien a dónde van.

Si su trayectoria te encanta, copia lo más que puedas de ello descaradamente.

Descaradamente. No superficialmente.

Total
0
Shares

Ideas para #hackearlavida y ser PADs.

GRATIS: recibe hacks geniales en tu e-mail.

You May Also Like