MI MAESTRO FORSYTH

Los mejores cursos de geopolítica internacional e historia contemporánea los tomé en la década de los noventas leyendo desenfrenadamente a Frederick Forsyth en El Día del Chacal, La Alternativa del Diablo, Odessa, El Puño de Dios y El Manifiesto Negro.

Forsyth fue piloto, espía, reportero y articulista para grandes organizaciones como la BBC y otras en ese estilo. Su estilo de investigación al detalle sobre armas, perfiles psicológicos, técnicas de espionaje, tecnología de vanguardia y conspiraciones es una que logró plasmar exitosamente en sus novelas.

Los espías tienen escuelas. Los enseñan a manipular. Una de las técnicas para conseguir algo de sus assets —las personas que tienen bajo su control y brindan información valiosa o ejecutan acciones difíciles— es llegar primero con una solicitud compleja que el espía sabe de antemano que el asset va a rechazar, de ahí piden un segundo favor más fácil que se convierte en un peso psicológico más complicado al cual negarse. La técnica más vieja del mundo para controlar a un funcionario/empresario y obtener de él inteligencia política/financiera es involucrarlo sexual y románticamente con un agente atractivo quien logra acceder a la intimidad del objetivo.

Insertar información incorrecta en el flujo de inteligencia del enemigo a través de fuentes creíbles. Negociar con amenazas de fuerza desmedida. Solucionar problemas de repercusión militar global de forma creativa con soluciones químicas experimentales. Agitar a las masas a través de iconos nacionalistas. Presionar en intercambios comerciales para obtener el mejor trato posible sin quebrar la relación. Todo esto y mucho más estudié en sus libros.

Nazis. Terroristas. Burócratas. Primeros ministros. Magnates. La variedad de personajes y la descripción del mundo que habitan en sus cabezas es de una precisión exquisita.

Cuando te digo que hay que leer de todo es porque no sabes qué te va a entrenar en qué. Las tramas profundas y sorprendentes de cada libro de Forsyth no me han estorbado en lo absoluto, al contrario, han caminado conmigo por el mundo cuando visito alguna de las ciudades que describe en escenas álgidas.

Tal vez tú y yo no vamos a ser ni políticos ni espías, pero aprender de áreas intensas como éstas nos puede dar cierta ventaja competitiva para situaciones estresantes que se nos presenten en nuestra ruta de #hackearlavida. Considéralo.

Total
7
Shares

Ideas para #hackearlavida y ser PADs.

GRATIS: recibe hacks geniales en tu e-mail.

You May Also Like