SEÑALES BÁSICAS DEL NUEVO JUEGO DE LA HUMANIDAD

Aarón Benítez

Mayo 2021


Construye cosas.


¿Qué cosas construir?


Puedes construir una reputación increíble con tu trabajo diario, donde los colegas que importan sólo pueden expresarse con notas ganadoras sobre tu profesionalismo, proactividad y precisión.


Puedes construir proyectos y hacerlos muy públicos en la web para que resuenen en las mentes correctas. Los colocas en los foros adecuados, los muestras con los modelos en 3D correctos, con el PDF detallado para alimentar a la comunidad especializada que te va a abrazar.


Puedes coachear, asesorar, dar consultoría, guiar, mentorear, enseñar sobre los temas en que sabes navegar mejor. Primero lo harás con decenas, luego con cientos y después con miles de usuarios conocidos y desconocidos en estas redes sociales.


Si te esfuerzas por ser alguien interesante, no serás interesante. Si te esfuerzas en construir cosas como las que te estoy proponiendo en estas líneas, serás alguien interesante. Y ser interesante es la mejor moneda de cambio en este nuevo orden del mundo profesional.


Tú quieres que te presenten con entusiasmo.


Tú quieres que tu reputación te anteceda.


Tú quieres que la gente filtre a otros para ti.


Hazte el gran favor de tu vida y compórtate en modo siglo veintiuno, no como si vivieras en mil novecientos setenta y tres.


Esto va con amor para quienes no terminan de insertar su mentalidad en las posibilidades actuales. No vivas atado a creer que la realidad es estática. No pienses que la vida es la misma de siempre, nada más que ahora se han agregado aparatitos nuevos y curiosidades digitales.


Juega el nuevo juego bien. Copia descaradamente a la gente con mentalidad y ejecución moderna. Para que los identifiques, son personas seguras, que proponen cosas todo el tiempo, que invierten a diario en aprender cómo ser más pros, mueven gente e ideas con facilidad.


La vieja guardia nunca te va a decir que no sabe qué hacer ni cómo adaptarse a este nuevo juego. Entre sus reacciones típicas están cubrir sus miedos y dudas con solemnidad, seriedad y silencio. Los más duros incluso critican lo que los chicos nuevos están haciendo porque “así no se hacen las cosas”, “todo lleva un orden”, “la historia muestra que durante dos siglos así se han hecho estos negocios” y etcétera, etcétera.


Usa una foto de perfil real y agradable en tus redes sociales. Invierte en eso. No uses imágenes/frases para ocultarte. Eso déjalo para los adolescentes inseguros. Muéstrate. Y no digas cosas como “es por seguridad” porque ni tú ni yo somos multimillonarios ni tan importantes. Además, los que sí lo son, utilizan su pinche foto. Copia los comportamientos físicos y digitales de los niveles que juras que te interesa conquistar. No actúes con mentalidad pobre y limitada.


Esto de la foto es un pequeño y simple ejemplo del montón de señales y acciones que muchas veces no nos damos cuenta que nos mantienen atados a comportamientos que no encajan con las comunidades que aseguramos que nos interesan. Poner tu foto no te hace mejor persona, ni más interesante, ni te va a dar más seguidores. Pero, créeme, va a quitar la distracción inherente que siempre causa en quienes podríamos conectar más y mejor contigo pero no lo hacemos porque el puerto que nos estás ofreciendo no es amigable.


De nuevo, juega el juego bien.


Quiere a la vieja guardia, pero no tomes lo que te dicen tan en serio. Están confundidos. Y esto lo sé porque quienes estamos insertos en la mentalidad y ejecución moderna también estamos confundidos, así que no me quiero imaginar lo caótico que todas estas innovaciones, metodologías, sistemas, palabras, plataformas y visiones futuristas lucen para alguien que cree que las cosas son sólo de una forma y que así deben ser siempre.


En esto de jugar el nuevo juego bien, tus maestros tienen muchas edades, desde el niño de diez años que te va a explicar con paciencia cómo comprar en la store el skin que necesitas con los tokens que has conseguido para tu avatar en este nuevo videojuego en línea multijugador que va en su temporada doce hasta la mujer experta en sus mediados cincuentas que sabe cuáles tarjetas gráficas te ayudan a optimizar tu consumo de energía para tu plan de minar satoshis con tu proyecto de granja local.


Tu universidad está en videos en Youtube, entrevistas y explicaciones en podcasts, blogs en español, inglés y chino, series, documentales y películas en Netflix y Prime, apps y startups que van y vienen. Es una institución infinita con la que puedes aprender genuinamente a tu ritmo. No hay diplomas, tareas, supervisión, exámenes ni fiestas de graduación. Sí hay reconocimiento de tu capacidad de frescura de entendimiento de lo que se está creando en el mundo cuando sabes utilizar los términos adecuadamente, cuando eres capaz de presumir tu trabajo en un repositorio, cuando tu punto como está lleno de ideas que te respaldan, cuando encajas bien en una conversación en Twitter donde a nadie le importa tu historia personal, nacionalidad o edad pero sí lo que tu mente puede aportar.


La vieja guardia no es un grupo de malas personas.


La vieja guardia es un grupo de personas que simplemente están de manera consciente decidiendo quedarse atrás en todo esto porque hoy tienen la misma oportunidad de acceder a todo esto que ya te he mencionado pero deciden seguirse preocupando por enviar señales a otros miembros de la vieja guardia comportándose y hablando en el tono en que esa comunidad los va a celebrar.


Construye cosas.


Sé público.


Aprende a diario sobre muchas áreas.


Interactúa digitalmente como todo un pro.


Explica cosas por todos los medios posibles.


Esas son las señales básicas con las que te vamos a reconocer.


Esas son las señales básicas con las que aquellos que estamos insertos totalmente en el nuevo juego te vamos a reconocer como primer paso y a estirar la mano para jalarte como segundo.


Bienvenida, bienvenido al nuevo juego de la humanidad.


Es uno muy intenso y acelerado.


Pero todos tenemos oportunidad de participar. ◆