UN POCO DE LEGAL TECH

Después de todo, tal vez no es tan mala idea tener dispositivos que escuchan todo lo que decimos. Un efecto secundario interesante de Siri, Alexa y Google Home es que las grabaciones que constantemente hacen de nuestras conversaciones privadas pueden ser utilizadas en juicios para determinar culpabilidades con mayor precisión. Entre las cláusulas que tú y yo aceptamos al comprar esta tecnología es que tanto Apple, Amazon y Google se comprometen a entregar a las autoridades información que les sea requerida por la vía legal. Poco a poco los litigios estilo “tu versión versus mi versión” se convertirán más y más en “esto es lo que se grabó en la habitación principal versus esto es lo que no se grabó en el jardín”.

Y ya que estamos hablando de legal tech, otro problema interesante es la convergencia entre inteligencia artificial (AI), creatividad, creación y derechos de autor. Hoy en día si alimentas un sistema con big data y utilizas machine learning para que ejecute —digamos— composiciones musicales originales no puedes registrar al algoritmo como su autor. Creo que esto va a tener que cambiar dado que entidades etéreas como lo son corporaciones pueden registrar invenciones a su favor y un pedazo de código no debería ser excepción. Luego ese pedazo de código se va a conectar con una API legal para que en automático esté registrando el copyright de su genialidad. Y entonces tendremos que hacer tratos con nuestra AI desde el inicio de su programación para dejar establecido que dado que nosotros le estamos dando vida, nos corresponde un porcentaje de las regalías de sus frutos.

El día llegará donde necesitaremos abogados híbridos (humanos auxiliados por AI) que puedan lidiar con los problemas que seguramente emergerán entre creadores de AI y sus algoritmos.

Total
9
Shares

Ideas para #hackearlavida y ser PADs.

GRATIS: recibe hacks geniales en tu e-mail.

You May Also Like